Cojín de lactancia, una ayuda extra durante y después del embarazo

Nos acabamos de enterar que estamos embarazadas y sin darnos cuenta ya estamos pensando en todo lo que nos gustaría tener y tendremos que comprar. Creo que no miento si digo que, en primer lugar, todas pensamos en la habitación del bebé y en la ropita que nos gusta. Para realizar estas compras solemos esperar a saber el sexo del bebé pero hay artículos que podemos compra enseguida y así darle mucho uso durante y después del embarazo.

¿Alguna pista?… Un buen compañero para conciliar el sueño, para tirarnos en el sofá a ver una peli, para alimentar a nuestro bebé. Has acertado, el cojín de lactancia. Ni te imaginas hasta qué punto este cojín puede facilitarte la vida y, aunque se puede vivir sin él, no te arrepentirás de comprarte uno. Será un fiel compañero durante unas etapas muy importantes de tu vida.

Durante el embarazo las mujeres sufrimos distintos cambios físicos. En el primer trimestre nuestras hormonas se revolucionan y nos provocan alteraciones de ánimo y hasta que nuestro cuerpo se adapta a ese pequeño ser que crece dentro de nuestro cuerpo también es habitual sufrir nauseas y vómitos.

Durante el segundo y tercer trimestre, las molestias del principio van desapareciendo pero nuestra tripita empieza a crecer y con ello las molestias de espalda y piernas. Muchas veces estas molestias se quedan con nosotras hasta el final del embarazo. Por ello, debemos cuidarnos adoptando algunas medidas que nos ayuden a aliviar estos dolores de espalda y piernas y que muchas veces nos impiden conciliar el sueño.

Algunas de estas medidas dependen de nosotras mismas como adoptar una postura correcta, no abusar de los tacones, hacer ejercicio regularmente, no levantar peso y dormir en un colchón firme manteniendo la columna vertebral recta. Una vez que empiezas a tener problemas para dormir porque no encuentras la postura es el momento de hacerte con el mejor cojín de lactancia. Tendrás el apoyo necesario para la zona lumbar y la tripita o podrás elevar las piernas para un mejor descanso. Nunca pienses que es pronto, cuanto antes lo tengas más partido le sacarás.

Cuando llegue el momento de la lactancia podrás relajarte porque no tendrás que aguantar el peso del bebé y lo podrás utilizar tanto si estás en un sofá como si estás en la cama. También puedes adaptar el cojín al cuerpecito del bebé como si fuera un pequeño nido y más adelante le servirá de protección en el parque y en su cunita.

El cojín Dreamgenii de Nuvita está certificado por el Medical Device Directive y ha ganado numerosos premios europeos. Su sistema de soporte para la espalda está patentado. Este cojín favorece la correcta posición del feto y le garantiza una mejor irrigación sanguínea ya que ayuda a dormir sobre el lado izquierdo, la mejor posición durante el embarazo. Está relleno de fibra hueca (hollow fibre), un material técnico muy suave y ligero pero altamente resistente, por lo que no pierde su forma y distribuye correctamente la presión de apoyo del cuerpo. Es desenfundable y lavable en lavadora. ¿Qué mas quieres?

También puede gustarle...